La Ciénaga Virtual

La Ciénaga Virtual - Espacio Guanabaner@ Centro Guanaba.net

Mitos y Creencias Populares en La Ciénega


Como salido de un cuento de Gabriel García Márquez, La Ciénaga es un pueblo envuelto en realismo mágico, con historias y creencias míticas muy arraigadas en nuestra gente. Creamos o no en ellas, lo cierto es que hacen parte importante de nuestra tradición oral, y de nuestra estampa de Ciénaguero, por lo que merecen ser conservadas y disfrutadas, cuidando de que su creencia no ciegue la razón y se exponga con esto la vida o la salud física y mental de las personas.

A continuación un compendio de algunos de estos mitos y creencias populares:

Brujas y Zanganos
Bacases
El Mal de Ojo
La Adivinación
Los Indios
Historias de Muertos
Los sueños y la loteria

Brujas y Zánganos

La creencia en brujas es un mito muy arraigado en las personas del campo dominicano y La Ciénaga es uno de los pueblos especialmente conocido por la gran cantidad de brujas que en él "habitan". Según el mito, las brujas son mujeres viejas y delgadas que han hecho un pacto con el diablo, y cuya mayor actividad es chuparle la sangre a los niños, también "existen" hombres, a los que se le llama Zánganos. Estos seres vuelan por las noches, hay quienes aseguran que se pueden convertir en pájaros con plumas u otro animal para desplazarse en las noches sin ser reconocidos. Para alzar el vuelo pronuncian la frase "Sin Dios y sin Santa María"

Algunos dicen que las brujas pueden, incluso chuparle la sangre a los niños desde el vientre de la madre, mientras otros afirman que estas rondan a las mujeres embarazadas, a la espera de que den a luz para chuparles al niño. Entran a las casas en forma de animales, pueden ser gallinas, chivos, entre otros, y tienen la facultad de poder chupar al infante hasta en presencia de la familia sin que esta se dé cuenta.

Tiempos atrás muchas de las muertes infantiles del pueblo eran atribuidas a las brujas, al punto de que, según nos cuenta Eneria Cuevas, "si nacían veinte niños, se salvaban 5. Todos los días se hacía un velorio. A los siete días de nacidos, a los niños le daba un ataque y morían. También nos aclara que "Las brujas no le hacían daño a todo el mundo, era a quien ellos querían"
Para prevenir la chupada de las brujas se han ideado muchas cosas, una de las más comunes es la preparación de un resguardo o amuleto, se trata de una fundita (bolsita) de tela preparada por un curandero para proteger al infante, que debe permanecer atada de alguna parte de su cuerpecito, según José Santana este resguardo lleva dentro de sus ingredientes unas que otras hojitas de Ruda. Eneria también nos cuenta que antes, estos resguardos eran idos a preparar donde curanderos de Batey 8 y 9. También se implementan otras medidas preventivas para las brujas y los zánganos, como la colocación de una cruz de ajo o piñón en la casa para que las brujas no entren, colocar un caldero boca abajo con dos cucharas en cruz para alejarlas o darles baños a los niños con hojas de guandul para alejarlas.

Uno de los síntomas que indican que un pequeño está siendo víctima de alguna bruja es el constante llanto por las noches, también si este presenta la "mollerita" hundida, adelgazar, "mientras más come más flaco se ve", o la presencia de fiebres "sin razón", pierden la alegría y pueden incluso perder la voz.
La creencia apunta que ante estos síntomas se deberá llevar al niño al curandero, de preferencia en días martes o viernes. Según Esperanza Balbuena, para curar a un niño de las brujas se le debe "hacer un baño con 9 hojas de yagrumo”.
Existe ensalmo para prevenir o curar los males producidos por las brujas:

“No me venga a amenazar con tu hechicería y tu brujería, con tus malos ojos, no me vengas a hechizar con tu hechicería. En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén"
(Informante: Alejandro Félix Villanueva)

“El niño Jesús fue ensalmado de abajo para arriba y de arriba para abajo”
(Informante: Leonarda Féliz)

Según la tradición oral existen métodos de atrapar o "tumbar" brujas, uno de ellos es colocar sal debajo de una silla e invitar a la persona a la que se sospeche que es bruja a sentarse, una vez sentada esta no podrá pararse de la silla por sí misma, pudiendo durar hasta un día completo sin pararse. También se dice que las brujas gustan mucho de las semillas de ajonjolí y mostaza, tanto que al verlas no pueden contenerse de contarlas, así que una manera de atraparlas es echando de estas semillas sobre el techo de las casas, al verlas estas comienzan a contar las semillas pendiente noción del tiempo y olvidando incluso las motivación inicial para llegar a ese lugar.

También existen métodos más sofisticados como el de las piedras de fogón, para este se deberá buscar un cayao o piedra blanca de la playa o río, la cual deberá permanecer por 24 hora el fuego de un fogón, cuando la piedra está totalmente negra es retirada del fuego y puesta a enfriar, luego deberá permanecer un día al sol, para hacer uso de la piedra la persona deberá poner las chancletas (sandalias), en cruz y al sentir la bruja deberá tirarle la piedra acompañada de una oración, sin importar la dirección en la que se haya tirado la piedra, esta golpeara a la bruja y la tumbara.

La condición de ser Bruja es hereditaria, "ellas cuando mueren dejan a su hijas para que sigan chupando". Y todas andan tras una libra de cebo para hacerse ricas. Las brujas pueden ser reconocidas porque nunca visitan hogares donde no viven niños, pero desde que llega alguno comienzan a ir frecuentemente y a demostrar mucho aprecio por la criatura.

En tiempos atrás se creí que los arboles de Higo eran habitados en las noches por las brujas, razón por la que aun hoy en día este árbol es tildado de "grimoso". Se presume que esta asociación se debe a que el árbol de Higo es frecuentado por las lechuzas, aves a las que popularmente se les vincula a la brujas. Se dice que toda bruja tiene un árbol y un ave.


La creencia en brujas es un mito muy vivo hoy en día entre los cienegueros, y hay que ser cuidados de que el mito no atente contra la vida de los pequeños, pues sus "síntomas" 

podrían ser alertas de enfermedades que sin el debido cuidado médico podrían culminar en la muerte de niños y se presentan casos en los que a los niños de les desatiende por "creer" que la enfermedad es provocada por las Brujas que vuelan en las noches.


Subir


Bacases

La creencia en Bacás está muy extendida en La Ciénaga, al igual que en otros campos de la región sur del país. Un Bacá es un ser o “pájaro malo” generalmente usado para, con su ayuda, obtener bienes y riquezas económicas.
Según la creencia popular los Bacases se transforman en animales para confundirse, también pueden aparecer como gente, aunque siempre tienen algo sobrenatural por lo que se distinguen, por ejemplo, tienen cuerpo de cerdo y cabeza de chivo, o forma de persona pero con orejas de burro, etc. Los Bacá salen en las noches. Pertenecen a personas que han hecho un pacto con el diablo, estas deben alimentarlos a cambio de que le provean de prosperidad económica, también los hay con el único propósito de brindar protección a los hijos, o cuidar la casa y los cultivos.

Los Baceses son normalmente dejados en las propiedades agrícolas para que las cuiden, en las fincas donde hay Bacá nadie se atreve a robarse los frutos porque el Bacá puede hasta comerse al ladrón. Se dice además que cuando el dueño del Bacá no lo alimenta, estos salen en la busca de animales para comérselos, y si el dueño no les cumple pueden comérselo a él.
Doña Eneria Cuevas Ferreras, nos contó que “antes existían Bacases que acababan con los animales; se comían las gallinas y les sacaban los ojos a los perros. La persona que tenía un Bacá le hacía daño con él a los demás”.

Se dice además que los Bacases son traídos desde Haití y vendidos en la zona por los Haitianos, también se cree que se pueden criar, una forma de de hacerlo es tomando un huevo que una gallina no haya empollado y enterrarlo en la tierra por un número determinado de días, también pueden ser empollado en las axilas (popularmente llamado sobaco).

También se cree que estos pueden robar las flores de los cultivos en las fincas ajenas, cuando un cafetal o cualquier otro cultivo está muy florecido, el Bacá va en la noche y recoge en sus brazos todas las flores y las lleva a los sembradíos de su amo, así su dueño tienen mejor cosecha, mientras que la del vecino a penas da frutos. Otros dicen que esta no es una facultad de los Bacases, sino la de otros seres llamados Ogún. Si el dueño del Bacá muere, su Bacá queda deambulando, y molestando a sus familiares.

En La Ciénaga hay muchos relatos de apariciones y fechorías de los bases, algunos aseguran que estos no salen siempre, solo una vez por año.
Doña Esperanza Balbuena nos relata cómo fue "victima" de una Bacá “yo tengo una niña que nació en 1963, a los dos años, ella estaba durmiendo conmigo y me despertó porque estaba bañada en sangre, eso fue como a las dos de la mañana. Llamé a mi hermana y empezaron a buscar en el cuerpo de la niña y descubrieron una señal de herida en el dedo. Mi hermana cogió orines y bañó a la niña, al otro día, todo el mundo dijo que era una picada de ciempiés o una mordida de ratón. Tres días más tarde a la misma hora el grito de la niña, le registraron el mismo dedo y entonces vino una doña muy amiga mía y me dijo: vamos a llevarla a un lugar para que me digan de dónde viene esa sangre. Entonces ella mandó a una haitiano a que me llevara donde otro, al Batey 9 y el adivino lo que pasaba. El haitiano me dijo que yo era una salvaje que si no venía donde él la niña iba a morir y dijo que quien estaba haciéndole daño a la niña era un hombre familiar que quería adelantar lo de él y atrasar lo mío, que era un Bacá que sacaba sangre y el brujo me preparó una botella con muchas hojas y me dijo que “ cuando llegara mi casa pusiera la botella detrás de la puerta destapada y en la noche, pero ustedes no pueden dormir en la casa, porque como el Bacá no va a poder entrar va a caerle a pedradas a la casa. Entonces como la botella estaba en la casa, el Bacá se fue y no volvió jamás.”

También nos cuenta que “Bajando por “Cañada de Batalla”, hay un bacá que se aparece sin cabeza, a veces él le sale a uno y le da la mano, pero cuando uno trata de verle la cabeza no la ve. También en la calle Duarte salía un bacá que le decían Pepe, por un disco que salió, él le tumbaba los platos a la gente y salían corriendo de sus casas. También mataba las gallinas quitándole la cabeza y se la comía pero dejaba el cuerpo.”, “Dicen que en los montes de Maneco Díaz, sale una luz grande y cuando uno va caminando se mueve “.
Berllo Féliz nos dice que “Aquí, la gente cree que cuando el hombre muere resucita dentro de la casa. Mi padrastro clavó tres clavos en cada esquina de la casa, dejando una libre para que el Bacá se vaya”

Aurelino Feliz, oriundo de La Ciénaga, nos cuenta su experiencia con un Bacá, "De ante, para época de mango, el desayuno de los cienaguero era el mango, para esos tiempos no había luz (energía eléctrica) en el pueblo, la gente se levantaba de madrugada a buscar los mangos en lo de Corina, Maneco y en lo que hoy es Fudeco, ya en eso de las 5 y 6 de la mañana las matas estaban fletada de gente, buscando unos pencos (grandes) de mango. Un día mi hermana y yo, que siempre nos levantábamos tempranito a buscar mangos, queríamos llegar antes que todo el mundo, dijimos que nos íbamos a levantar a las 4 de la mañana, pero en nuestro afán de llegar antes que todo el mundo nos equivocamos al ver el reloj, y cogimos a las dos de la madrugada en busca de los ricos frutos, cuando llegamos no había nadie, estaba todo oscurito, comimos hasta más no poder. Cuando íbamos saliendo de la finca vimos un hombre que venía caminando, pero no le veíamos la cabeza, nosotros, muchacho al fin, pensamos que tenía una ponchera de mango en la cabeza y por eso no se la veíamos, cuando nos estábamos acercando yo lo llame, y él no nos contesto, entonces le caímos atrás y cuando ya estábamos pegaditos fue que nos dimos cuenta de verdad de que no tenia cabeza, mi hermana se puso a gritar, y le entro una fiebre, cuando llegamos a la casa fue que pudimos hablar y entrar en razón de que lo que habíamos visto era un Bacá".

También Aurelino nos conto que su tío hizo y pacto de darle su hijo a un Bacá a cambio de dinero para comprar una finca, cuando llego la fecha de entregar al hijo, la mamá del niño, sabiendo el negocio, advirtió al hijo que nunca fuera con su padre a ninguna parte que este le invitara, porque le pasaría algo muy malo. Poco tiempo después el papá se llevaba al niño a la mala y toda la gente del pueblo salió a detenerlo. No pudiendo logra su cometido, ni cumplir su promesa al Bacá, el hombre se gabio (trepo) en una mata de mango muy alta, y a vista de todo el mundo se lanzo y murió.

Una de las historias más conocidas en el pueblo es la de un señor, Francisquito le decían, que tenía una finca con ganado vacuno, la gente sospechaba que su gato era un Bacá, que de día tomaba esa apariencia. Ese gato hasta le iba a buscar las vacas y las arreaba de una parcela a otra. Según cuenta la gente, en las noches se podía oír a Francisquito hablándole a su gato. Cierto día uno de los sobrinos de Francisquito le hecho un perro para que atacara al gato, el sobrino se enfermo de muerte y tuvo que ir Francisquito a hacerle una oración para que el sobrino sanara.

Otra conocida era la del "Perro Lanú"que salía en las noches en el pueblo y se comía los chivos.

Esta creencia continua muy viva. En días pasados (inicios del 2010), ocurrió una muerte en La Ciénaga que, aunque los médicos diagnosticaron que su causa fue un paro cardíaco, el popular la atribuyo a un Bacá, que según la gente mantuvo en vigilia a sus familiares por varias noches sin dejarlos dormir. Otra versión de esta hecho es que luego de la muerte empezaron las apariciones de lo que alguno señalaban con el espíritu del muerto convertido en Bacá, o bien el Bacá del fallecido que quedo deambulando, haciendo ruido por las noches y molestaba a los animales, lo cierto es que, según cuentan los vecinos, nadie podía dormir en esos días, y la gente evitaba el cruzar por la calle, al punto de que para regresar la paz a los familiares y vecinos buscaron la intervención de un brujo o curioso, luego de esto la gente residente en la calle Mella volvió a dormir.

Subir



El Mal de Ojo

Esta muy extendida en el país la creencia de que existen personas que solo con la mirada pueden causar daño. La gente lo hace sin saberlo, es involuntario, nadie lo hace queriendo, regularmente es hecho al elogiar algo diciendo que es bonito, o cualquier otro atributo, por ejemplo "que niño más lindo", "que guineo mas grande", etc.

Según la creencia los niños son los más vulnerables al mal de ojo, aunque el mal de ojo se le puede hacer a cualquier cosa, incluidas plantas, objetos, entre otros.
Se sabe cuando un niño es víctima de ese mal porque generalmente pierde el apetito, no se ríe, y en ocasiones les da fiebre y pierde el habla. El mal de ojo es curado con ensalmos.
Para prevenir el mal de ojo en los niños se ensalman y se le coloca un azabache, regularmente, cinta roja amarrada de una bracito con un colgante negro, otros le colocan un sucito en un lugar visible, por ejemplo 

la cara, de manera que la persona que hace mal de ojo se fije en el sucio y así se distrae de hacer el mal. Uno manera de romper el mal de ojo en el acto es pronunciando las palabras "tus ojos vean caga" o "escupe, escupe” cuando una persona elogie al niño, la fruta o el animal.


En La Ciénaga hay familias completas conocidas por su "capacidad” de hacer mal de ojo. Según nos cuentan en La Ciénaga hay personas que con solo mirar un racimo de guineo este se cae de la mata. También han matado caballos, chivos, y hasta personas.

Tanto Amancia Santana, como Josefina Feliz y Quisquella Villanueva son conocidas en el pueblo por curar el Mal de Ojo.

Subir



La Adivinación

En La Ciénaga existen muchas formas de predecir el futuro, muchos tienen la virtud de adivinarlo a través de la lectura de cartas, tazas, vasos y manos, al igual que en muchas otras partes del país, pero uno de los que más llama la atención es la adivinación del futura a través de un plato, utensilio usada para servir los alimentos.

Doña Carmen Medina “Mitin”, es nativa de La Ciénaga y tiene la cualidad de hacer predicciones a través de la lectura del plato, lo que cuenta aprendió en sueño. Para dicha lectura, utiliza un plato blanco, al que derrama vino y coloca algunos centavos y pregunta, si los centavos quedan adheridos al plato el consultado tendrá éxito en las predicciones. Personas del interior, algunas de lugares lejanos llegan hasta su hogar para consultarse.

Subir




Los indios

Los primeros habitantes de nuestra isla fueron los indios Tainos, descendientes de los indios Arahuacos que poblaban las laderas del rio Orinoco de sur América. Pocos años después de la conquista de los españoles nuestros primeros habitantes fueron exterminados por completo. Sin embargo su recuerdo queda aún vivo en nuestra tradición oral. Existen muchas leyendas sobre la aparición de los indios en los ríos y cuevas y nuestra Ciénaga no se escapa a esas historias fantásticas.

Según dona Eduviges Guevara "Mapola", sus abuelos decían que había que tener cuidado al ir al río porque salían los indios, que cuando uno se iba a bañar, ellos estaban allí debajo de las piedras y si agarraban a uno, lo ponían a comer sin sal y los convertían en indios igual que ellos. Escuché decir que los indios andaban vestidos con una falda de hojas de guineo”

También se decía que en el rio Ciénaga, tiempos atrás las mujeres iban a lavar la ropa, a buscar agua y a bañarse en una zona del rio reservada especialmente para ellas y donde no podían ir los hombres, este lugar era llamado "La Chorrera", cuentan que en esta parte del río, a las 12 del medio solía aparecer un hombre alto, apuesto, de piel clara, y larga cabellera que cubría gran parte de sus anchas espaldas, totalmente al desnudo, que la gente bautizo con el nombre de Bobono, algunos aseguran que se trataba de un indio que vivía en las piedras del río. Bobono solo solía aparecérseles a las mujeres, rara vez fue visto por un hombre. Cuando alguna daba la voz de alerta de su presencia este se escondía sumergiéndose en la tierra. Bobono desapareció tras el inicio del desmonte de los arboles de la zona y la instalación de agua en los hogares, pues las mujeres dejaron de ir al río.

Subir



Historias de Muertos y Apariciones

En La Ciénaga hay muchos mitos al rededor de la muerte, algunas cuentan que estos pueden aparecerle a las personas, también se cree que, en caso de asesinato estos pueden decir quién los mato. Dicen que si el asesino se acerca al velorio el muerto sangra, Mariza nos cuenta que hace un tiempo un hombre asesino a su mujer el Bahoruco, elasesino se trepo en una mata de coco para esconderse, en los alrededores de donde se estaba haciendo el mortuorio, y el cuerpo no dejaba de sangrar, por lo que pudieron encontrar al asesino. También se dice José Guevara que si una persona suda después de muerta es porque le hicieron brujería y esa fue la causa de su muerte. Y que, si una persona le quita la vida a alguien y al caer al suelo lo hace boca abajo el matador no podra irse del lugar.

Por otro lado existen muchas historias de seres o muertos que salen en las noches, Jorge Mesa nos cuenta que por uno de los caminos en Los Naranjos aparecía un muerto que daba galletas (bofetadas), a las personas que pasaban por ahí en las noches, nadie nunca lo pudo ver, solo sentir el fuerte golpe el rostro. Muchos hombres que se veían obligados a pasar por el lugar, consumían alcohol para emborracharse y no ver, o mejor dicho, sentir al muerto que repartía galleta.

También es conocida en La Ciénaga la historia de La Llorona, una mujer vestida de negro que aparecía en la Palma de Mello, a la entrada del Barrio Nuevo, con un niño en brazos y que no para de llorar, razón por la que muchos, hasta hoy en día, evitan pasar por el lugar solos por las noches. Otra muy popular es la historia de los caballos que recorrían el pueblo por la madrugada arrastrando cadenas. Mayra Feliz nos conto que su madre siempre les contaba una historia de una luz que, en tiempos donde aun no había energía eléctrica en el pueblo, solía bajar por la carretera de la loma y pararse próximo a la casa de Quisquella.

Subir



Los sueños y la lotería

Se dice que muchas veces en los sueños son dados los números ganadores en los diferentes sorteos de lotería, estos son dados en códigos, a continuación algunas interpretaciones de los sueños recogidas en La Ciénaga:
  • Auyama es el número 100
  • Una mujer parida es señal de que puede salir el 93
  • Soñarse con una yola es el 98
  • Soñarse con el mar es el 9
  • Si uno se sueño con una persona saldrá el numero de su cedula, en caso de que veamos a la persona de espaldas saldrá su número al revés, por ejemplo tiene el 21 como número de cédula saldrá el número 12
  • Si una persona tiene el número 9 en la cédula y uno sueña con verla sentada es que va a salir el número 8
  • Si se sueña que dos personas van en un vehículo cualquiera es el 42
  • Si se sueña que la persona va a salir en un animal de 4 patas es que va a salir el número
Subir

Anúnciate aquí

Foro

Foro Jovenes

Este el play, para poner temas de interés para la juventud de La Ciénaga - estudios, empleos. música, deportes, salud y sexualidad, coros..

27 discusiones

Temas comunitarios

Alguna preocupación, idea o propuesta, o denuncia,déjala aquí Juntos avanzamos para mejorar la comunidad

11 discusiones

Clasificados de La Ciénaga

Vendes, Buscas, aquí es!

2 discusiones

Trucos y consejos de informática

aquí puedes preguntar cualquier cosa relacionada con el uso de la computadora (programas, virus, adición de música), y el equipo Guanaba.Net te responderá. También de vez en cunado publicaremos temas.

1 discusiones

CREDITOS

El Portal es Administrado por:



Con el apoyo de:




Mas información aquí

De donde nos visitan?


© 2014   Creado por Guanaba.Net.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio